martes, 25 de enero de 2011

No digas nada, solamente escucha.


He estado un poco ausente últimamente y quizás no habías notado mi presencia, pero siempre he estado ahí. Hoy quería agradecerte el que me hayas dado la oportunidad de demostrarte de lo que soy capaz, de lo que puedo llegar hacer cuando estoy alegre, cuando realmente me siento feliz y me siento vivo. Porque  tengo una razón por la que hacer todo eso y todo te lo debo a ti.

No puedo manifestarme físicamente para hacerte llegar este mensaje, pero si cierras los ojos y estás en silencio, podrás escuchar a mis latidos que hoy te tienen preparada una sinfonía para que la disfrutes y te sientas un poco más cerca de mí.

Mañana sé que es un día especial en tu vida, pero no podía esperar hasta entonces para decirte esto. Quería manifestarlo “un día cualquiera” porque solamente tú sientes como me acelero cada vez que piensas en él, cada vez que estás con él o cada vez que algo tiene que ver con él. Sabes que me encanta esa sensación, que en estos 11 meses me habéis devuelto a la vida, tanto tú como él. Porque el amor que os une es tan fuerte que nada luchar contra ello, ni siquiera yo, y sé que esto va a ser para siempre.

A veces puede salir algo mal…pero por eso cada día palpito dentro de ti como si fuera el último, porque si ese amor que ambos sentís se agota,  perderé las fuerzas para continuar. Y es que si he de irme de alguna forma, quiero que sea dentro de un poco más de tiempo y después de haber disfrutado tanto como vosotros de todas esas sensaciones y sentimientos. Así que solamente quiero decirte una última cosa: hazle tan feliz que hasta el mundo entero pueda sentirlo de lo intenso que es.


Fdo: tu corazón.

3 comentarios:

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

==0 eso es el amor, un pcoc extraño pero lindo =D

arenita dijo...

me gustan las fotos de tu blog, son muy lindas (: y los textos igual

Nerea Bipolar dijo...

¡Buenas!
He estado dando un vistazo por aquí, y me ha encantado tu Blog.
Mi más sincera enhorabuena =) Tienes una nueva seguidora.
¡Mil besos!